Abr 23 2011

Un apoyo a la “Ley LLeras”….

Al día de hoy me he leído a lo menos diez veces la famosa #leylleras completa. Y estoy totalmente de acuerdo con ella. Yo creo que es muy necesario que exista en mi Colombia una ley que proteja los derechos que deberían ser naturales al autor de una obra o a un producto comercial, de denunciar su mal uso y su usufructo así sea por omisión. Que existan herramientas legales para que el legítimo dueño o propietario de un programa, canción, libro o película o cualquier cosa que pueda ser manipulada en forma digital, pueda denunciar su difusión indebida y, después de comprobada la autenticidad de la denuncia, se pueda exigir la remoción y exposición de dicho material en el sitio donde se encuentre sin permiso.

Y lo digo así porque la #leylleras es estrictamente eso. Ni más ni menos. Ya he visto en estas dos semanas bastantes foros y he hablado del tema con varios conocidos y todos sin excepción pretenden tergiversarla en sus alcances para justificarse, buscándole añadidos que no tiene la ley en su redacción actual.

No voy a hablar de lo válido o no en pleno siglo 21 del concepto de patente (Y si, antes de que brinquen soy el primero en la fila que considera que se debe revisar y modernizar). Si solamente las ideas que provienen directamente del Apeirón de Anaximadro son válidas. O sobre las típicas acciones leguleyas de abogados que a favor o en contra puedan derivar de esta ley. Quiero deparar en lo estrictamente escrito en la ley en sí y su consecuencia real y directa.

A estas alturas de mi vida yo no me las voy a dar de santo ni de inocente. Los que me conocen bien saben que yo coexisto en el lado oscuro. Saben lo que yo dejo haciendo a mi “negrito” por las noches y para que lo construí. Saben que tengo un par de nicks “públicos” y otros no tanto, con un par de acciones que no se deben relacionar en una hoja de vida y que no me enorgullecen. Pero también he vivido en el lado del desarrollador que, durante tres años de pruebas y experimentos, trabajos de campo, reuniones de desarrollo, desarrollo de la nueva formulación matemática para problemas nunca antes tratados de esa forma en nuestro entorno Colombiano, tiquetes en viajes, hardware y licencias de software, alguien simplemente llega y te dice: “Regáleme ese programa yo le hago copia a mis amigos”.

También conozco el camino medio. Mi trabajo de tesis fue un software de simulación de centrales telefónicas de carácter didáctico y se llamó TELESIM. Desde un principio fue concebido para que fuese de dominio público tanto en su uso como en su código y hablo de muchísimo tiempo antes de que existiese el concepto del dominio público en las licencias de software tipo CREATIVE COMMONS (http://creativecommons.org/). Fue un durísimo trabajo de un año en lenguaje C. Demasiadas horas de trasnoche, allá solito en el rincón. La renuncia a mi empleo del momento, y miles de litros de coca cola que me dejaron un problema de salud que aún hoy perdura. Pero desde un principio tenía claro que lo que estaba desarrollando era para compartirlo sin restricciones inclusive de soporte. Cediendo derechos sobre el uso de mí obra. Mi trabajo.

La #leylleras está concebida para que el legítimo dueño o autor de una obra pueda denunciar su mal uso y su publicación ilegal y, cuando se comprueba la veracidad de esta acusación, se procede a borrar del ciberespacio a esta. No más, no menos.

Lo malo es que a nadie, a ninguno de los detractores de la #leylleras le he escuchado un solo argumento válido o al menos razonablemente verdadero para ir en contra de la misma y lo que si leo es argumentos erróneos o supuestos infundados. Típicos sofismas.

 

Colombia es un estado de derecho. Para que sea estado de derecho deben existir leyes que protejan las libertades y derechos de sus ciudadanos, sin importar su condición y la #leylleras es eso. Una ley. En ningún lado (pausa para leerla una vez más completa), en ningún lado dice que no se puede compartir. En ningún lado están coartando el libre acceso al conocimiento. En ningún lado se limita la creatividad. Es en este punto donde difiero y por mucho, de los argumentos usados para ir en contra de la ley. Argumentos que a pesar de ser la mayoría el típico insulto, los más serios bonitos no revisten una revisión normal y no pasan de ser un simple distractor engaña bobos.

Yo si quisiera saber a qué tipo de expresión cultural no se va a tener acceso una vez aprobada la #leylleras. La respuesta yo la tengo clara por el perfil de los detractores de la ley. Se va a limitar el acceso a la piratería de software y a la violación de los derechos de autor.

La #leylleras va a ser eso. Estrictamente una ley. Si usted es un ciudadano colombiano mayor de edad debe tener claro y entender que si usted viola una ley, se tiene que atener a las consecuencias. Si usted es menor de edad ya puede dejar de leer esto porque típicamente exigen derechos, sin hacerse responsable por sus acciones y deberes.

 

 

Si una ley es muy clara y dice “prohibido” y sin embargo lo hago porque simplemente puedo, yo y solo yo debo asumir esas consecuencias. Para tomar la anterior foto yo también me estacioné en zona prohibida.  Cuando el policía de tránsito llegue a ponerme la multa empiezan las excusas; “Que no hay parqueaderos a menos de una cuadra”, “Que es que fue solo un minuto”, “Los demás también lo hacen”, “Que la calle es libre”, etc, puras excusas y algunas de ellas como la última basadas en sofismas distractores. Lo cierto es que yo soy consciente de la ley, y soy yo quien debo asumir esa responsabilidad sobre mis acciones. Con la #leylleras es lo mismo y no está diciendo en ningun momento NO LO HAGAN, pero advierte que si lo hacen, asuman las consecuencias.

Hace muchísimo en mi Colombia se aprobó la ley de derechos de autor que protege a los dueños legales precisamente de que el material en el que trabajaron e invirtieron recursos no sea puesto a libre disposición sin que se le reconozca su esfuerzo. ¿O de que cree que viven y con que creen pagan cuentas su autor/artista favorito? Sea porque tenga mucho o poco, esa persona debió invertir para que usted venga ahora y se crea con el privilegio de ir a decirle que él trabaja gratis para usted. Pero no, el alegato de muchos debería ser contra la ley de derechos de autor, pero pretenden hacerlo ahora contra una ley que le da derecho al gestor de una obra para que esta no sea mal utilizada y difundida.

 

Únicamente el creador de una obra debería decidir sobre ella.

 

Yo no concibo que una obra, sea esta derivativa de estudios y trabajos previos, o creada desde cero, pueda ser libremente copiada sin el consentimiento explícito de su creador. Es quien la gesta y posee derechos legales el que decide. No el que licencia el derecho a su uso. Si quien la crea decide que sea pública, sea pues. Ya está. Muchos hemos trabajado gratis y me incluyo. Pero igual muchos quieren trabajar por algo de plata, y tienen todo su derecho a hacerlo.

Argumentar el “libre acceso al conocimiento” y que “El conocimiento es universal” es prueba de que ni siquiera se tomaron la molestia de leer la #leylleras en su texto actual. Y peor aun. Le aplican “temores importados” producto de los intentos de censura en otros países. Le escuchaba en un debate de camarón a mi amigo Carlos que “puede derivar en la ley de los 3 strikes”. Falso. La ley es clara en si y habla de que solamente se remueve el contenido demandado para tal fin. Y que en ningún caso se va a bloquear al usuario de internet. Nunca. Otros lo comparan con las acciones de SGAE española. Nada más alejado de la realidad en su redacción actual. Para que fuese equiparable deberían estar alegando contra SAYCO en Colombia y sus malas políticas que es algo que no me consta y no conozco.

 

Es tan fácil hacer y deshacer con lo que es propiedad de otros que lo más cómodo, fácil y hasta divertido es mantener la piratería sin darle la opción al propietario del producto de que defienda sus derechos. Al fin y al cabo él es el que pierde no yo. Y lo peor es esgrimir argumentos ensalzados y sublimes para enarbolar una causa errónea haciéndola parecer justa.

 

Voy a ser directo. No voy a dar apoyo ni pertenecer a un grupo, que de una forma tan poco inteligente, pretende oficializar algo que obviamente está mal hecho y sin argumentos claros.

 

Defender una causa argumentando “sofismas de distracción” a punta de mentiras y engaños, es algo que nunca apoyaré.

 

Uno de los lemas o frases en el que se apoyan para esta y otras campañas es una frase bellísima. Que se ensalza en sí misma. Inobjetable. Incuestionable. Hermosa.

 

“Compatir no es robar”

Imagen tomada sin permiso de "http://www.hachemuda.com/2007/05/cronica-del-compartir-no-es-robar-dedicado-a-pau-dones/"

Solo imagínese compartiendo un pedazo de pan con un hambriento y que lo acusen de ladrón por ese acto tan noble. Así de duro como suena cala hondo en el inconsciente. Y si usted es católico como yo, pasa a ser más que ridículo el ejemplo, y automáticamente está apoyando cualquier causa que enarbole esa frase. Que persona medianamente decente y educada puede tan siquiera rebatir semejante argumento. Habla muy claramente del tipo de argumentos y del nivel y preparación de quienes atacan la #leylleras. Pero es precisamente aquí donde empieza mi molestia. En que el uso de ese lema como argumento es falso. Es el típico sofisma.

 

Cuando usted “comparte” está entregando y cediendo derechos.

Volvamos al ejemplo. Imagínese ahora al frente del panadero, si usted pagó el pan, lo cortó a la mitad y le dio al hambriento una mitad no hay problema. Usted cedió una parte de sus derechos y usted no consumió el producto completo. ¿Ya ven a dónde voy? Si al frente del mismo panadero, con un simple click usted genera una copia del pan y se lo da al hambriento que lo quiere y necesita es algo distinto. Muy, muy distinto. Usted ya no está compartiendo. Usted hizo una copia exacta y los derechos de uso no los cedió porque usted va a consumir el producto completo también. Ya no van a existir dos personas a medio comer. Claro, todo hambriento que esté cerca va a preferir su “click” mágico porque es gratis y obtiene el pan (o producto) completo, mientras que el panadero que se levantó a las 4 AM a amasar y pagó por la harina y gas para el horno, local y empleados no recibe la remuneración a su esfuerzo. Y eso que este “buen samaritano” no ha considerado aún vender el pan. Solo compartirlo.

 

Cuando usted comparte está cediendo una parte o la totalidad de los derechos adquiridos sobre un objeto en forma temporal o permanente y usted y solo usted es consiente y asume las consecuencias de esa acción.

 

Yo si quisiera ver a todos los que están en contra de la #leylleras y que enarbolan esa y otras frases tan sublimes, prestando un objeto físico que les costase dinero. Algo caro. Automáticamente se diezman sus tropas y hasta allí les llegó el deseo de “compartir” como se debe compartir porque es claro que están perdiendo derechos adquiridos y, peor aún, ante este panorama existe la posibilidad de que otros decidan no “compartir” con ellos lo adquirido.

 

Apenas entiendan que si van a compartir un CD de música o una película en DVD ya no la van a volver a escuchar o ver hasta que se los devuelvan, si es que se los devuelven y ojalá en buen estado, lo van a pensar dos veces. Si es un objeto de colección difícilmente lo prestan y automáticamente el enarbolado uso de “compartir” desaparece del diccionario.

 

Para los que aún no cogen el punto lo voy a decir con una pregunta que duele más: ¿Quién comparte dinero? ¿Quién dijo yo? Les agradezco que respondan públicamente porque yo necesito bastante de “buenos samaritanos” como los muchísimos que enarbolan ese tipo de frases.

 

Pero claro. Del dicho al hecho hay mucho trecho dicen las abuelas. Enarbolar frases bonitas para poder defender una causa es algo típico. Aquí lo único cierto es que solo leo a un grupo de gente que pretende mantener su nivel de piratería.

 

“El acceso al conocimiento es universal”

 

 

Otra frase hermosísima en sí misma y sin forma de rebatirla. Pero otra vez mal utilizada. ¿Qué puede existir de “conocimiento universal” en el “metal industrial europeo”? ¿Ah? ¿Ya les advertí que yo no soy inocente y tengo rabo de paja? La cosa es no mentirse. Yo prefiero esgrimir un argumento real y valido. “Lo hago porque no se encuentra acá. Porque no lo puedo comprar en la tienda de la esquina”. Traten de encontrar en último disco de SANTUM en vivo en AMAZON. No existe. Y me gusta. En sus buenos días de gloria “Music Boulevar” (http://musicblvd.com/) veló por mi bienestar mental y me dio todo el metal europeo que necesitaba y era allí donde podía encontrar todo mi punk que no encontraba en la calle 19 de Bogotá. Fui tan buen cliente de ellos que con cada pedido online me enviaban un regalo. Pero hoy ya es otra cosa. Ya no venden CD’s, y a pesar de que Amazon trata, no le da la talla a mis bajos instintos. ¿Qué me queda por hacer a parte de los amigos que viajan?

 

Lo que le he dicho a mis alumnos durante muchos años siempre que me piden alguna “copia” de software o librería para sus proyectos. Sí le gusta y le encuentra uso, licénciela. Solo quiero ver al primero que no le hubiese repetido al menos dos veces esa frase.

 

Yo no conozco al primer desarrollador de “conocimiento universal” que no quiera dar a conocer en forma pública su trabajo a menos claro que sea un desarrollo militar o bajo secreto industrial. Si no me creen solo lean varios de los post de este blog que a nivel de redes y bajo el título de Networking he escrito y compartido. Lo único que pretenden es aportar conocimiento propio, producto de vivencias y experiencia a quien crea que lo necesite. Si, suena pretencioso y sublime con algo que probablemente a nadie le interese y en un blog o sitio web que nadie visita, pero es un ejemplo del ego del desarrollador. El querer “mostrar” sus desarrollos. Pretender argumentar que no se tiene acceso al “conocimiento universal” por culpa de la #leylleras es también pretender echarle la culpa a la misma ley, porque no se tiene acceso a la fórmula secreta de la coca cola.

 

A estas alturas de este artículo, el único argumento medio serio que he encontrado en contra de la #leylleras está en un “chisme de salón” en donde se mensiona que el actual ministro de los TIC Diego Molano insinuó que esta ley “se pasa de afán y con premura para darle curso a las exigencias de EEUU que condicionan el TLC a esta y otras aprobaciones y cambios legales en Colombia”. Eso no tengo como rebatirlo ni comprobarlo. Ni siquiera encuentro el twitter que lo respalda. No conozco las “intimidades” que generaron esta propuesta ni cómo llegó ella a estar donde está hoy. Pero en medio de mi eterna ignorancia y hasta donde sé, el Ministro Germán Vargas Lleras no es todopoderoso y lo que él proponga no significa que automáticamente se deba convertir en ley. Tengo entendido que una propuesta debe hacer tránsito con su respectiva aprobación en el senado, en la cámara o en ambos y después pasar a aprobación final del ejecutivo (firma del presidente). Si nuestros “Padres de la patria” la aprueban o no en su texto actual depende en gran medida de las opiniones y voces serias y con argumentos que nosotros, sus electores, les hagamos llegar. Claro que si usted es de los que nunca se tomó la molestia de tan siquiera hacer uso de su derecho al sufragio y ejercer el voto ciudadano para saber quién lo gobierna, menos tiene el peso moral para estar criticando una propuesta de ley.

 

Yo creo en el derecho de un autor a defender su obra y si él así la concibió y así lo desea, a hacer uso comercial de la misma.

 

He procurado no vivir de mentiras, es algo de crianza. Es muchísimo más fácil sostener una verdad por difícil que sea decirla. Todo mi software es legal en 4 de mis 5 PC’s (exceptúo al negrito por su propósito mismo), y en todos mis dispositivos móviles. Toda mi colección de música y DVD la tengo licenciada y si veo algo que me gusta lo compro. Y aunque tengo muy buenos amigos que opinan exactamente lo contrario y no conciben el comprar o tener algo “legal” en mi caso es simple e insisto. Yo no soy ningún santo pero tampoco soy un gusano. Un ciudadano del común con derecho a opinar en el tema y tengo claro que yo no voy a apoyar ninguna causa que se fundamenta en sofismas. Que no tiene un solo argumento de peso.

 

El día que encuentre un argumento medianamente válido me retracto públicamente y lo coloco en este mi blog, mientras tanto yo apoyo la #leylleras.

 

PS: Puede encontrar un borrador de la #leylleras acá:

http://www.slideshare.net/carobotero/proyecto-ley-isps-colombia

 

 

Be Sociable, Share!

Enlace permanente a este artículo: http://www.leonelpedroza.com/2011/04/23/un-apoyo-a-la-ley-lleras-2/

Deja un comentario